Educación Diferenciada

No es casualidad que existan 241,971 colegios de educación diferenciada en más de 70 países donde estudian más de 46 millones de alumnos y alumnas. Elizabeth Vierheller, Presidenta de ALCED (Asociación Latinoamericana de Colegios de Educación Diferenciada) señalaba como hombres y mujeres somos profundamente iguales, profundamente diferentes y por lo tanto profundamente complementarios y corresponsables.  La demanda de la sociedad actual no es la misma de ayer por esto la escuela mixta esta repensándose de nuevo a sí misma. La educación diferenciada es una alternativa que confirma mundialmente un mejor desempeño académico de los alumnos y tiene la bondad de reforzar su propia identidad sexual enfocándoles en su propio desarrollo personal.

La genética afirma que hombres y mujeres nacemos con el cerebro programado de modo diferente. Conocemos, pensamos y amamos de forma distinta.  Llegamos a las mismas cumbres por distintos caminos. El cerebro masculino está organizado de manera más compacta y eficiente para el procesamiento de información visual y espacial. Predomina en él el conocimiento abstracto. Lo masculino genera muchas alternativas que lo femenino logra evaluar muy bien por el predominio del conocimiento experimental, clave en la toma de decisiones. La mente de una mujer está dotada para un tipo de pensamiento sintético e integral.  El del hombre es más lineal o consecutivo. Lo femenino tiende a la determinación de políticas. Lo masculino a la fijación de objetivos.  A la hora de tomar decisiones, los hombres son analíticos y suelen basarse en procesos de cálculos, fórmula y deducción.  La  resolución femenina suele ser más elaborada, larga y equilibrada. La mujer puede pensar en media docena de cosas a un tiempo y planificarlas de forma coherente. Es muy organizada y eficaz porque al ser madre muchas veces, sabe lo que es planificar cada instante. La creatividad, el detalle, la imaginación y la diferenciación son valores altamente cotizados y muy femeninos. Iguales en dignidad, distintos y complementarios por naturaleza somos el hombre y la mujer.

La educación diferenciada es una opción que tiene muchas bondades para potenciar las dos modulaciones de la naturaleza: lo masculino y lo femenino de forma inteligente.

Para más información, visite: www.alced.net

Asociación Latinoamericana de Centros de Educación Diferenciada